¿Cómo fortalecer el Sistema Inmune?

El sistema inmunológico humano es una de los aspectos más fundamentales a conocer de nuestra salud, pero para aprender cómo fortalecerlo primero debemos conocer qué es y cuáles son sus funciones, cómo nos ayuda y cómo se deteriora, etc. 

Es un sistema de prevención, por lo que reconoce en el organismo entre lo que es propio y entre lo que es ajeno, a aquello ajeno lo reconoce como antígenos y reacciona contra dichos antígenos. Detecta un extraño que puede ser un virus, una bactería, algo que no es del cuerpo humano y lo ataca para mantener la homeostasis, osea el equilibrio que existe en el organismo. La salud es un balance armónico entre muchas cosas y el sistema inmune mantiene este balance óptimo.

Tipos de defensa del cuerpo humano

¿Te has preguntado qué tipos de defensa tiene nuestro cuerpo y cómo los podemos fortalecer?

Defensa o Inmunidad Innata:

Viene programada desde que nacemos. Nos es heredada a través de los genes de nuestros padres.

Defensa o Inmunidad Adaptativa:

– Activa (Anticuerpos propios):

Natural: Se propicia frente a la exposición a agentes infecciosos, como por ejemplo cuando entramos en contacto con personas que tengan gripa o en el pasado el sarampión, esto promovía la formación de defensas en la persona saludable, principalmente en los niños. El problema en la actualidad es que como muchas personas han dañado el sistema de defensa ya no se puede compartir la enfermedad como se realizaba antes, porque al no responder correctamente los mecanismos de defensa se termina la persona enfermando.

Artificial: Se propicia mediante la vacunación. La vacuna no es más que la enfermedad en miniatura, por lo que al ser aplicada el cuerpo entra en contacto con una pequeña dosis de la enfermedad, propiciando el desarrollo de defensas contra esta, sin mayores repercusiones en la salud.

– Pasiva: Por inyección de anticuerpos exógenos

Natural: Se propicia a través de la leche materna, es por esto que los niños que se han visto beneficiados de la lactancia con leche materna tienen más defensas que los niños que no.

Artificial: Se propicia mediante la aplicación de sueros de pacientes que ya han tenido la enfermedad y se han curado, a pacientes que están enfermos de esta misma enfermedad pero no han podido curarse. Pasando la información en cuanto a las defensas de una persona a otra.

Errores que pueden estar afectando nuestra salud

La higiene excesiva tiende a ser contraproducente. Si bien es una buena práctica el tener una rutina de higiene regular, no debemos olvidar que el cuerpo genera defensas contra agentes externos de forma natural. El uso excesivo de cremas y maquillaje que abstienen a la piel de sus aceites natural, el uso excesivo de copitos para remover la cera del oido, la depilación diaria y obsesiva de los bellos de la nariz y el oido, etc, son prácticas que terminan por debilitar estas defensas que nuestro propio cuerpo ha levantado contra ataques externos.

No todo lo que suene a bacterias es malo, en el propio organismo podemos encontrar bacterias que nos ayudan al correcto funcionamiento del mismo. Debe haber cierta cantidad de virus y bacterias en armonía en el intestino para que la digestión y las defensas fluyan, por esto es importante no ingerir alimentos que quemen o dañen estas sustancias de defensa.

Los aspectos anteriormente mencionados pueden considerarse como la primera línea de defensa y debemos caer en cuenta que en muchos casos somos nosotros mismos con nuestros actos y hábitos poco saludables los que estamos atentando contra nuestro cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *